Música sacra

Amancio Prada


LA VOZ DESCALZA

Teresa de Jesús y Juan de la Cruz


Teresa de Jesús y Juan de la Cruz: dos llamas de amor vivas.Llamas de un mismo fuego, un mismo amor. En palabras de lasanta: “Digamos que sea la unión, como si dos velas de cera se juntasen tan en extremo que toda la luz fuese una”. Y de san Juan: “Por cuanto estas canciones, religiosa Madre, parecen ser escritas con algún fervor de amor de Dios, no pienso yo ahora declarar toda la anchura que el espíritu fecundo del amor en ellas lleva. Y esto tengo por mejor, porque los dichos de amor es mejor dejarlos en su anchura, para que cada uno de ellos se aproveche según su modo y caudal de espíritu, que abreviarlos a un solo sentido al que no se acomode todo paladar”.


Ambos enamorados ansían unirse con el Amado: un místico es un prendado de Dios. Pero a la hora de expresar esa pasión no tienen otro lenguaje que el de nuestras palabras usadas. Y así, su amor divino se arropa humanamente y se expande.

Con una indumentaria que nos recuerda las grandes divas de la música negra, comparten escenario con el pianista y saxofonista Albert Bartolomé, que las ayuda a completar el magnífico círculo de buena energia y aire fresco que definen sus espectáculos


Nueve nuevas canciones de santa Teresa que dialogan con otras tantas de san Juan, enlazadas por un guión que se nutre del pensamiento de ambos santos poetas y algo personal. Canciones descalzas, voz y guitarra, para llevar el verso en volandas. Canciones del alma, en su anchura, que van de vuelo.